La gravedad nunca descansa

9/03/2021

  • Artículo escrito por D. Emiliano Álvarez, Business Manager de KAITARI Safety Engineering. 

Tengo la costumbre de pasearme por Barcelona, donde vivo, por aquello de no caer en rutinas sedentarias. Y me pasa lo que le debe pasar a la mayoría de los profesionales del sector, que me tengo que parar y fijarme detenidamente en todas y cada una de las obras en construcción que me voy cruzando.

Y es que hace ya 25 años que se aprobó la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, así como otras normativas europeas (EN1263:1997 y EN13374:2004 entre otras) y todavía sigo identificando, más veces de las que desearía, sistemas que, llegado el momento, no evitarían un accidente en una obra.

Parece, pues, que 25 años no han sido tiempo suficiente para entender las razones y directrices que nos trasladan estas normativas. En algunas ocasiones se ha obviado la obligatoriedad de proteger la salud de los y las trabajadoras, lo que es extremadamente grave. En otros, la normativa no se ha implementado correctamente, por lo que los sistemas de protección no tendrán la efectividad esperada.

¿Cuál es la dificultad con la que se enfrentan los participantes en una obra que les impide la correcta implementación de la normativa?

  • Por un lado, identificamos un mal uso de los materiales que conforman las protecciones colectivas:
  • Materiales no certificados.
  • Combinación de materiales de diferentes fabricantes.
  • Materiales en mal estado.
  • Materiales diseñados con otra finalidad, como las varillas de corrugado, bridas de plástico, entre otros.
  • Soluciones técnicas no compatibles con los procesos constructivos que se desea proteger.

Por otro, la no obligatoriedad de recibir una formación específica facilita que los sistemas de protección colectiva sean montados por profesionales de otros oficios o sin formación específica en dicha materia.

Finalmente, es necesario hacer un apunte sobre la documentación que debe acompañar a estos sistemas y que nos asegura que lo que estamos instalando cumple con la normativa.

Se puede resumir lo que hay que tener en cuenta en un cuadro sencillo:

En definitiva, la mejor manera de asegurar el cumplimiento de la normativa es utilizar materiales certificados, adecuados a los riesgos que deben proteger, que sean instalados por profesionales formados y especializados en protecciones colectivas.

Enlaces